Constructores están demandando menos cemento
Foto: Portafolio
Las coincidencias sobre el desempeño regular de la industria del cemento en el país sirven de complemento a otros informes que, efectivamente, dan cuenta del periodo de corrección en el que está el mercado.
 
Por ejemplo, las estimaciones de la Dirección de Estudios Económicos de Davivienda, con base en algunos datos del Dane, revelaron en días pasados que, tras una aparente recuperación en los despachos del insumo en la segunda mitad del 2017, estos mantuvieron su tendencia decreciente entre diciembre de ese año y febrero del 2018, pues cayeron 3,8% frente al periodo precedente.
 
Y este lunes, los datos revelados por la entidad estadística del primer trimestre del 2018 confirmaron que la situación se mantuvo en la misma línea, ya que se produjeron 2’921.400 toneladas, que representaron una disminución de 3,3% respecto al mismo periodo del 2017. La consecuencia ha sido la disminución de 5,4% en el ritmo de los envíos a diferentes regiones del país.
 
A esto se suma una menor demanda por parte de los canales de distribución, entre ellos, de los sitios especializados en la comercialización del material (con una variación de -4,9%), de las concreteras (-7,1%) y de los constructores y contratistas (-6,5%).
 
Incluso, las estimaciones de la Davivienda prevén, en términos generales, que el sector seguirá ajustándose de manera diferenciada dependiendo del segmento. Según Andrés Langebaek, director de Estudios Económicos de la entidad, “este año proyectamos una leve contracción en destinos residenciales, por la reducción en el número de metros cuadrados iniciados el año pasado (-2,8%) y por la caída en las ventas de vivienda nueva”, anotó.
 
Al respecto, efectivamente, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) reportó una variación de -15,3% en la comercialización de oferta residencial durante el primer bimestre del 2018 frente al mismo lapso del 2017, pero un repunte de 20,7% respecto al periodo precedente, es decir, noviembre-diciembre del mismo año.
 
Aun así, el dato relevante sigue estando en el mercado de vivienda de interés social (VIS), que registró un alza de 21% en el primer bimestre del año respecto a igual periodo del 2017. Allí, la demanda de cemento está soportando las cifras a la baja.
 
En destinos diferentes a casas y apartamentos, Davivienda proyecta una contracción de 6,3%, sustentada en el mal comportamiento de las obras nuevas en el 2017, especialmente en proyectos de comercio y oficinas.
 
Sin embargo, hay consenso en que la industria de insumos –entre ellos el cemento– revertirá su tendencia a la baja, en la medida en que los lanzamientos de proyectos nuevos comiencen obra, en parte, en el segundo semestre del año, aunque la recuperación será más evidente en el 2019.
 
En lo relacionado con la dinámica regional, el informe del Dane sobre la industria del cemento entre enero y marzo pasado, está en línea con otros indicadores, ya que el comportamiento negativo de los despachos obedeció, principalmente, a lo sucedido en Bogotá con una variación de -14,3% y Cundinamarca, con -11,5%. “En contraste, Norte de Santander presentó un incremento de 26,3%, lo mismo que Cesar y Valle del Cauca, con alzas de 13,8% y 4,2%, respectivamente”. 
 
Para conocer más información, haz clic aquí