Ciudades alistan $30 billones para obras en los próximos años
Foto: InfoEstructura

Para conocer cuáles son las metas en materia de infraestructura, casi todas ligadas a movilidad, LR recogió las inversiones que esperan ejecutar Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla en sus planes de desarrollo.De acuerdo con los documentos de las cuatro ciudades, serían $29,3 billones los que tendrían como destino el mejoramiento y ampliación de nuevas vías, sistemas de transporte masivo, además de puentes, puertos, entre otros. 

El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo, destacó que estas obras mejorarán no solo la movilidad, sino la competitividad de las ciudades, el acceso y la conectividad con otras zonas del país, entre otros. “Si de lo que se trata es de mejorar la movilidad y la calidad de vida de los ciudadanos, y también la competitividad de los centros urbanos, no cabe duda sobre los beneficios que se derivarán de las nuevas obras de infraestructura en las grandes capitales”, dijo Caicedo. 

Así, la mayor inversión en infraestructura la recibirá la capital del país, tal como ha sido la bandera de la administración Peñalosa. Para los próximos cuatro años, el Distrito necesitaría cerca de $21,5 billones para poder financiar los proyectos que se tienen para renovar la infraestructura de la capital. Estos recursos serían destinados para obras que se incluyen dentro del Plan Distrital de Desarrollo, además de otras que se han ido añadiendo en lo corrido de la Alcaldía.

Es el caso de la ampliación de red de Transmilenio, que tendría un costo de $3,8 billones, la prolongación de avenidas como la ALO, la ampliación de la Autopista Norte, entre otras obras para mejorar el transporte público, por $7,12 billones.Será el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) la entidad encargada de varios de estos proyectos. Se espera conseguir los recursos para estas obras a través de valorización y endeudamiento. 

Además, se buscarán 30 nuevos kilómetros de vías, con un costo estimado de $2,77 billones, más la reparación de los 750 kilómetros de malla vial por $864.000 millones. La directora del IDU, Yaneth Mantilla, ha dicho que “es la primera vez que hay un diagnóstico detallado de la malla vial, con soluciones específicas y un seguimiento paso a paso de lo que representa tapar un hueco”. 

Medellín, por su parte, espera invertir en la actual administración cerca de $3 billones, con una estrategia de ampliar corredores viales, con obras de infraestructura por $1,09 billones, destacándose el Tranvía de la 80, que podrá llegar hasta los $1,2 billones, además de autopistas como la Regional Norte y los corredores viales en el sector de El Poblado y en la Calle 34, entre otras destacadas.

En el caso de Cali, una de las mayores apuestas es un parque lineal con una extensión de 22 kilómetros, y que hace parte de los $1,7 billones que la Alcaldía de Maurice Armitage espera ejecutar, según aparece en su plan de desarrollo. La capital del Valle también tiene en sus cuentas la construcción de un tranvía que iría por el corredor verde, además de otras 21 megaobras; algunas ya están siendo ejecutadas por la Administración. 

En Barranquilla, la prioridad de la Alcaldía será la canalización de siete arroyos, así como la recuperación del Centro Histórico, la Avenida del Río, entre otras que ya se encuentran en marcha, como es el centro de convenciones Puerta de Oro, que tendrían una inversión estimada de $3,1 billones en el periodo.

Para Caicedo, parte de este desarrollo debe hacerse a través de APP, “que en ciudades como Bogotá empiezan a resolver tal problemática, como es el caso de las mejoras que se realizarán en la Autonorte y en la carrera 7ª entre La Caro y la Calle 245 de la capital”.Otras obras que esperan las capitales tienen que ver con mas ciclovías, corredores peatonales e incluso, inversiones en modelos para la adaptación climática. 

Un componente de inversión importante para las ciudades tiene que ver con el fortalecimiento de vivienda y evitar su expansión hacia sus periferias. Los planes de desarrollo hablan en común de la importancia de crear viviendas que eviten el desplazamiento de los ciudadanos hacia las áreas metropolitanas. En el caso de Bogotá, por ejemplo, tiene una de las densidades por hectárea más altas del mundo, que llega hasta los 200 habitantes por hectárea, lo que obliga a evitar un crecimiento desbordado.  

Para conocer más información, haz clic aquí